El año del móvil y la voz

El año del móvil y la voz

El año del móvil y la vozDesde que en abril de 2010 Mary Meeker, analista del sector tecnológico en Morgan Stanley, predijo en su informe Internet Trends (lo venía publicando desde 1995) que “el número de personas que acceden a Internet desde dispositivos móviles superará en 2014 al de usuarios que lo hacen desde un PC” (ver diapositiva 8) todos los años han sido bautizados como “el año del móvil”.

A partir de ese momento, cada mes de diciembre o enero, fechas en las que abundan los informes de tendencias del año que está a punto de empezar, todos los años han recibido el mismo apelativo: “El año 201X será el año del móvil”.

Sí, este 2014 también ha sido bautizado así, y no nos preocupemos porque los siguientes (2015, 2016, 2017,…) lo serán igualmente ;-))

Y es lógico. Vivimos en un mundo en el que nuestro teléfono móvil se ha convertido en el dispositivo más personal y que nos acompaña en todo momento (como dato curioso señalar que el informe de The App Date del pasado mes de septiembre apuntaba que “el 75% de los usuarios de móvil no lo desconectan para ligar o practicar sexo”… Me abstengo de comentarios ;-)

Además, para los amantes de las estadísticas, según el V Estudio Anual de Mobile Marketing de IAB Spain, el smartphone es el rey consolidándose su penetración en el 80%, sigue aumentando el consumo de Internet móvil y el uso de aplicaciones se dispara.

Con todo lo anterior no es de extrañar la relevancia que está adquiriendo desde hace tiempo todo lo relacionado con “la movilidad”, y la que adquirirá en el futuro, sobre todo con la comercialización de nuevos dispositivos ‘móviles’ con conexión a Internet (gafas, relojes, ropa, etc)

En un post anterior concluíamos que era importante prestarle atención al tipo de presencia móvil de nuestro negocio a la hora de definir una campaña para este tipo de dispositivos. Pero ya no sólo eso; es igualmente relevante correctamente definir los canales de captación de tráfico en este entorno. Así tenemos a nuestra disposición, entre otros, los siguientes medios:

  • SEO móvil
  • Campañas avanzadas de SEM (Enhanced Campaigns)
  • Display
  • Geolocalización
  • Mobile Social Media
  • Realidad Aumentada

Pero ojo, y aquí es donde introduzco la segunda parte del título de este post, todo lo anterior está basado en tráfico móvil de datos, pero no nos olvidemos que, aún creciendo de forma exponencial el consumo de datos, no hemos dejado de hablar, no hemos dejado de utilizar el medio más natural, personal y de mayor alcance en nuestra comunicación: nuestra propia voz.

Si analizamos el informe Mobility Report de Ericsson del pasado mes de noviembre vemos que, en el capítulo de Mobile Traffic Q3 2013, publica la siguiente gráfica de tendencia:

Mobility Report Ericsson nov 2013: Mobile Traffic Q3 13 (Tráfico móvil)En ella podemos ver cómo efectivamente el tráfico de datos (en rojo) crece exponencialmente desde el año 2010, pero ojo, ¡la voz se mantiene! Resulta que seguimos hablando, resulta que seguimos usando la voz para comunicarnos, y no ha muerto, como algunos de los ‘asesinos tecnológicos’ que tanto imperan desde hace tiempo (sus víctimas más reiteradas son los SMS y el eMail Marketing, cuyas defunciones no suscribo) vienen anunciado reiteradamente.

Con todo ello quizá tendría sentido, y personalmente abogo por ello, el incluir la voz como medio de información y branding de marca y, al tiempo, de captación y fidelización de clientes, utilizando servicios de valor añadido que aprovechen la potencia de este canal.

Seguimos hablando (menos mal, porque si no yo no sé qué sería de mí si no pudiera hablar ;-)) y no creo que dejemos de hacerlo, por lo que considero conveniente incluir la voz en el plan de medios de nuestra marca.

Sí, son estos los años del móvil, pero sin excluir la voz. ¿Se os ocurren medios de integrarla en nuestro mix? Encantado de comentarlo con vosotros.

 

Jorge Casasempere
Jorge Casasempere

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.